Inicio

  Introducción

  Historia carretera

  Recorrido Route 66

  Road Book  66

  Para visitar en ruta

  Parques a visitar

  Consejos al viajero

  Conducción en EEUU

  Películas sobre la 66

  Estados visitados

  Autor Web

 

ESTADOS POR LOS QUE TRANSCURRE NUESTRO VIAJE

 

Illinois Missouri Kansas Oklahoma Texas
Nuevo México Arizona Utah Nevada California

 
ARIZONA    como su propio nombre indica, se trata de una zona árida, desértica, que recibe menos de 40 cm de lluvia al año. La mayoría de la población se concentra en su capital Phoenix y en Tucson, otra gran ciudad.

La mayor parte del territorio está deshabitado y pertenece a las reservas indias, con los navajos por el norte y los apaches por el sur, aparte de 19 tribus diferentes más como los Hopi, los Hualapay, los Yavapay, los Mojave, etc.  

 Arizona fue colonizada por España, pasando a control mexicano en 1821 al independizarse de España. En 1848 intervino EEUU cuando el presidente Santa Ana vendió el territorio. El 14 de febrero de 1912 se convirtió en el 48º estado de la unión, el último antes de Alaska y Hawai.   

 

 

 

Casco

Gafas

Velocidad

 

 

Información turística

Emergencias

Diferencia horaria

 

 

INFORMACION SOBRE EL ESTADO DE ARIZONA

 

No es obligatorio

Obligatorias a menos que lleves paravientos

75 mph (120 km/h) en autopistas y 4 carriles

60 mph (100 km/h) en carreteras y autovias

30 mph (50 km/h) en ciudad

http://www.usatourist.com/espanol/destinations/arizona/arizona-main.html

911

8 horas (pero en verano, no cambian el horario)

Sin embargo, en las reservas indias de cualquier tribu, si que cambian el horario en verano, punto que debemos tener en cuenta.

 

NOTA:   Si hemos pasado por Monument Valley y por tanto hemos visto la zona de Utah, debemos saltar unos párrafos hasta llegar a Flagstaff.

 

Si hemos optado por seguir la Route 66 sin el desvio a Monument Valley, salimos de Gallup en Nuevo México por la carretera que circula más o menos al lado de la Interestatal, el último pueblo de Nuevo México será Manuelito (cuatro casas) y entramos en Arizona.

Apenas hemos cruzado la frontera, tenemos el Tee Pee Trading Post, una gran tienda de indios, regentada por indígenas y con artesanía propia. A media milla tenemos la pequeña población de Lupton (25 habitantes), donde atravesaremos un viejo puente el Querino Canyon Bridge. Seguimos por el lateral de la autopista y a la altura de la salida 351 hay la población de Allentown, con otra tienda de artesanía india llamada Chee's Indian Store. A partir de este punto, debemos entrar en la autopista.

Pasamos por Sanders y Chambers, dos poblaciones sin nada de especial.

 

Seguimos por la autopista, que dejamos en la salida 311 que va únicamente al Petrified Forest National Park, (Bosque Petrificado y el Desierto Pintado), es un parque nacional inmenso, situado entre los condados de Apache y de Navajo, donde podremos contemplar tanto las figuras realizadas por la naturaleza al pintar una montaña de diferentes colores, como lo que en su día fue un bosque con troncos de árboles, hoy en día fosilizados.

Estos árboles petrificados son del periodo Triásico, de hace unos 225 millones de años, también hay fósiles de animales. Los primeros humanos que se tiene constancia, fueron los Amerindios Pueblo, llegados hace unos 8.000 años. En la parte norte de todo el recorrido, podemos ver el "desierto pintado"

 

 

Salimos del bosque petrificado por el sur del parque y nos dirigimos hacia Holbrook, si se desea pasar la noche en esta población, se recomienda el Wigwam Motel, peculiar porque sus habitaciones son réplicas en cemento de tee pees (cabañas indias), perfectamente equipadas como cualquier motel que hayamos podido estar, con ducha y aire acondicionado.

 

 

Saliendo de Holbrook, debemos ir necesariamente por autopista ante la inexistencia de carretera opcional, circularemos paralelos al Little Colorado River, un río afluente del rio Colorado.

La primera población que encontraremos será Winslow, la ciudad más poblada del territorio navajo con 10.000 habitantes, sin nada de especial aparte de desviarnos para visitar el Meteor Crater, (salida 233) un cráter de más de 2 kms de diámetro,  producido por la caída de un meteorito hace 50.000 años.

A partir de aquí podemos hacer unas pocas millas de la antigua 66 hasta la próxima entrada de autopista. Seguimos en zona desértica y con un calor asfixiante y a la altura de la salida 219 podemos visitar Twin Arrows, (flechas gemelas) unas flechas indias que recuerdan el pasado cazador y guerrero de las tribus que habitan este territorio

 

Debemos salir de la autopista en Winona, para ir a visitar el Walnut Canyon, un antiguo emplazamiento indio para hacernos una idea de cómo era la vida de esta población que vivió en estos parajes mucho antes de que fueran invadidos por el hombre blanco, lo habitaron aproximadamente desde el año 1100 y se les conoció por los conquistadores españoles como la tribu Sinagua (sin agua) por la sequía del lugar, aunque en estos parajes se conocen más de 380 plantas diferentes.

Seguimos ruta en dirección a Flagstaff

 

 NOTA:    Si nos hemos desviado al Monument Valley, a través del apartado del estado de Utah, retomar en este punto.

 

 

Llegamos a Flagstaff, que debemos atravesar por el centro y visitar el Historic Downtown and Railroad District, o sea el centro histórico y el distrito ferroviario, con múltiples restaurantes, bares y lugares típicos de la Route 66, merece parar y dar un paseo por la ciudad, podemos ir al centro de visitantes para informarnos más ampliamente.

Salimos de la ciudad por la Interestatal, ante la ausencia de carretera histórica en este tramo, pasamos de largo por Bellemont y Parks, para llegar finalmente a la ciudad de Williams.

 

 

No nos extrañe en Arizona que veamos a la gente por la calle con una pistola al cinto, a la vista, al estilo oeste. Las leyes de este estado preveían hasta ahora que quien quisiera llevar armas las debía llevar a la vista pero descargadas (para no ir con la cabeza caliente). A partir de 2015 se autoriza a llevar armas ocultas y sin ningún requisito de licencia o entrenamiento.

Pero al mismo tiempo, la mayor parte del territorio de Arizona son reservas indias y las leyes tribales en función del tratado de paz de 1868, prohíben que un "hombre blanco" vaya armado en territorio indio, aunque lleve el arma escondida.

 

Williams es conocido como la “puerta de entrada al Gran Cañón del Colorado“, y por tanto, nos podemos imaginar que ofrece todos los servicios disponibles para acoger a los muchos turistas que diariamente llegan hasta aquí para conocer uno de los enclaves naturales más famosos y visitados del mundo, el Gran Cañón.

Una actividad para hacer en Williams  es el Grand Canyon Railway, una excursión en tren de vapor que dura aproximadamente 4 1/2 horas, lo cual no es aconsejable si no disponemos de tiempo suficiente. También hay otro ferrocarril que hace el mismo trayecto en una hora.

Debemos recorrer sus calles llenas de su corta historia, tomarse una cerveza y cenar en algún lugar legendario también puede ser una buena idea, pero por supuesto no hay que perderse Wild West Junction un auténtico pueblo de aspecto salvaje oeste con museo, restaurantes, moteles, tiendas y todo el entretenimiento que queramos.

En Williams se puede ir a comer al Rod's Steak House, un restaurante que mantiene la decoración de los años gloriosos de la Route 66 o bien a la hamburguesería Twisters, que ha ido cambiando el mobiliario con el tiempo pero que conserva los lustrosos asientos rojos, el suelo blanco y negro y la barra nostálgica de los años pasados. No nos perdamos una visita al lavabo, auténtico.

Si hemos de pasar la noche en Williams, se recomienda el Grand Canyon Hotel, es el más viejo, desgastado y roñoso de toda la ciudad, sin embargo a pesar de lo que se pueda decir o pensar del mismo, no se puede negar que tiene un encanto que lo hace único. Las habitaciones son pequeñas y cada una tiene un temario diferente, nos encontramos con unas habitaciones repletas de "pongos" relacionados con el temario, con apenas espacio para movernos.

 

 

Y nos vamos de visita al Gran Canyon, el tramo que se visita está ubicado en el Estado de Arizona, con un recorrido de 443 kms. El cañon tiene en algunos puntos una profundidad de 1.600 metros i un ancho de 29 kms, es Monumento Nacional desde 1906, National Park desde 1919 y Patrimonio de la Humanidad desde 1979 y  es visitado por unos cinco millones de personas al año.

En el parque hay múltiples actividades que se pueden hacer, como vuelos en avión o helicóptero por encima del cañón, recorridos en coche o moto a los diversos miradores o un original recorrido en mulas hasta el río, pero para ello precisaríamos estar un par o tres de días en el parque. 

 

 

El Grand Canyon es espectacular!  No es simplemente un cañón sino un laberinto de cañones, fisuras y quebradas esculpidas en la roca, con formaciones inusuales, mesetas y torres. No es simplemente un cañón sino un laberinto de cañones y fisuras esculpidas a la roca, con formaciones inusuales, altiplanos y torres. Las capas sedimentarias expuestas, toman una variedad de colores a medida que cambia el ángulo de posición del sol. Es verdaderamente una de las grandes maravillas naturales del mundo.

Cuando nos adentramos en el interior del parque, hay diversos balcones donde poder admirar el paisaje desde tierra, aunque miremos el mismo cañon, se puede ver el paisaje diferente al hacerlo desde diferentes perspectivas, asimismo tampoco es lo mismo ver la misma vista por la mañana, al mediodía o por la tarde. Sobretodo no nos podemos perder la puesta de sol que es espectacular, y en unos minutos cambia la vista con diferentes colores

 

 

Retomamos la ruta, a partir de Williams podremos ir casi todo el recorrido por la original Route 66 con pequeñas excepciones, la primera población que nos encontramos es Ash Fork, poca cosa hay para ver en este pueblo, si vamos bien de tiempo se puede pasar sin bajar de la moto, si no nos paramos no nos perdemos nada. El único punto de interés es un monumento que explica que Asf Fork fue fundado en 1882 y que en 1850 se empezó la construcción de una vía férrea para unir Phoenix y Santa Fe.

Cuando se construyó la Interestatal 40 empezó el declive de este pueblo, que continua vendiendo las grandes piedras de la cantera, con su slogan: Flagstone, capital of USA

 

 

Seligman, parada imprescindible. Se trata de un pueblo dedicado prácticamente a la Route 66 y encontraremos tiendas de souvenirs con todo lo necesario para recordar que hemos estado, desde gayumbos de Harley hasta el adhesivo más rebuscado. La VISA quemará las manos.

Pero no sólo de la 66 vive este pueblecito, podemos ver Bancos que recuerdan las épocas del “Lejano Oeste” y cuando vamos a fotografiar, vemos que no se trata de un reclamo turístico, sino que hay personas trabajando en el interior y atienden a los clientes y van engalanados con auténticos sombreros de “cow boy”, los tejanos y la chaqueta vaquera y los manguitos.

Una de las tiendas se llama Road Runner (correcaminos), aunque lamentablemente no tienen a la venta ningún muñequito que recuerde ni al correcaminos ni al coyote, famosos por una serie de dibujos animados.

 

Si no hemos tenido suficiente sorpresa, nos encontraremos una tienda llena de maniquís con vestimenta de los gloriosos años de la 66 y dos o tres coches de época aparcados delante la puerta con figuras de Elvis y otros famosos sentados al volante.

Justo al lado, podemos ver el que fue un taller de reparación de coches, con un Buick de la época perfectamente cuidado y a la espera de ser reparado. A pocos metros, un Ford T medio quemado es reparado cómicamente por dos muñecos

 

Una vez visitada la tienda y a unos  50 metros a la derecha, nos encontraremos con El Delgadillo Brothers y su Snow Car. Otra parada indispensable para saludar a Bob. En fin, que todo el pueblo es una atracción.

Hay una hamburguesería muy buena, toda la decoración es especial y es difícil describir lo que nos encontraremos, empieza con un rótulo luminoso que anuncia:  “Lo siento, estamos abiertos”. En la puerta hay otro rótulo que dice “Pull” (tirar para afuera) pero no, se abre hacia el lado contrario de lo que indica. Todo es inverosímil

 

Entramos en pleno desierto de Mojave, con un calor asfixiante, no comparable con lo visto hasta ahora, recordar el depósito lleno y agua más que suficiente, hemos de evitar que "nos dé una pájara" en mitad del desierto. Recordar que estamos de aventura, no de turismo.

El rótulo advierte claramente que nos quedan 300 millas (500 kms) por delante a través del desierto.

 

 

Antes de llegar a  Kingman, la Route 66 nos pasa por Old Hackberry, un bar-tienda que en su dia estuvo lleno de gloria y hoy se ha convertido  en un “apeadero” de turistas que le permiten vivir i recordar los años de esplendor.

En esta obligada parada, debemos contemplar el Corvette de 1957 que nos da la bienvenida, no tiene nada de polvo, su dueño lo utiliza a diario para desplazarse hasta la tienda, que contrasta con los históricos coches que podemos ver en la parte posterior, quemados por el sol y esperando que alguien pase y se enamore de alguno y lo compre para recomponerlo, pero lo mas habitual es que continúe bajo el sol engrosando la lista de hierros históricos que envuelven el lugar.

 

 

Se recomienda visitar y ver la barra del bar, montada recordando viejos tiempos y quizá encontremos algún souvenir que nos interese.

Les bocas de  gasolina que vemos, son tota historia pasada y en otros tiempos debían ser lideres al mercado , surtiendo a los coches de los famosos que pasaban, pero actualmente se mantienen gracias a los mimos de los propietarios del local.

Los lavabos también son dignos de visitar, son un espectáculo.

 

 

Habremos pasado también por el histórico Frontier Hotel,  y su pequeña cafetería, estamos en tierras de los indios  Hualapay

Aparte de los Hualapai, podemos ver también a los Yapai y otras tribus que viven todavía en las reservas. En el pueblo de Peach Springs, viven también un buen número de indios, podemos hacer una visita al pueblo sin bajar de la moto, nada especial de mención.

La ruta nos lleva por grandes rectas envueltas de verdes praderas y encontramos las  Grand Canyon Caverns en la milla 115 de la carretera, estas cuevas tienen unos  100 metros de profundidad,

 

 

Llegamos a Kingman, que  fue fundado en el año 1882 y su gran desarrollo vino por el ferrocarril y por las minas de oro. Nada más llegar, podemos ver una torre de bienvenida y el histórico Hotel Brunswich, que fue construido en el año 1909 y es toda una reliquia en la Route 66. Actualmente la población de Kingman y su área de influencia es de unas 40.000 personas. La presencia del ferrocarril, impidió que siguiese el camino de otras poblaciones de alrededor cuando se agotaron las minas de oro.

 

Dos particularidades en Kingman:

 La locomotora que hay en la entrada del pueblo, en la foto se puede ver la majestuosidad de la misma.

Cada tarde, un buen número de propietarios de coches de los años 50 y 60 se reúnen en una plaza del pueblo  para mostrar a los visitantes sus reliquias

 

 

Nos dirigimos ahora hacia Oatman, pueblo que adquirió este nombre en recuerdo de una familia de inmigrantes que buscaban oro por estos contornos y que fué eliminada por los indios en 1851.

Pasaremos por terreno completamente desértico por parajes como los de la foto, en la cima hay unas vistas espectaculares hacia los dos lados: El lado de Kingman más verde y con temperatura “agradable”, mientras que en el lado de Oatman, el paisaje es aterrador y la temperatura insoportable.

 

 

El pueblo de Oatman prosperó gracias a las minas de oro y plata, pero hacia los años 1920 se extinguieron las minas y el pueblo quedó abandonado, y más todavía cuando la Route 66 dejó de ser la ruta oficial para ir de Chicago a Los Angeles, como también se abandonaron los burros que utilizaban para el trabajo, pero los descendientes de estos burros todavía viven en el pueblo y son en realidad los dueños  y señores, ya que pasean por las calles y se acercan a los turistas para que les den zanahorias que podemos adquirir en los diversos establecimientos  existentes

 

 

El pueblo de Oatman es una sola calle repleta de tiendas y antiguedades, estilo totalmente del lejano oeste y que nos da un respiro durante la ruta. Se pueden adquirir unas botellas de zarzaparrilla con el anagrama de la Route 66, de diversos sabores, pero no son cerveza aunque lo parezca.

El recorrido a partir de este punto hasta Needles es duro por una carretera de curvas y por el paisaje unos originales cactus,  con 25 millas de desierto sin ver ni un árbol, ni sombras ni señal de civilización, vigilar con los baches, curvas cerradas y agujeros en el asfalto.

 

 

 

NOTA:  Si se desea ir a Las Vegas, debemos seguir en el apartado del estado de Nevada,

Caso contrario o si ya hemos regresado, debemos seguir el trazado de California

 

     
 
Nuevo México  <----      Inicio Arizona ----> California   ----> Opción Nevada
 

 

Illinois Missouri Kansas Oklahoma Texas
Nuevo México Arizona Utah Nevada California
© Jaume Terés    jaumeteres@yahoo.es